CONSUMO

Cuando estamos delante de un plato de Jamón Ibérico Puro de Bellota de la Denominación de Origen Los Pedroches estamos ante unos cinco años de trabajos, cuidados y mimos, cuyo único objetivo es provocar el deleite final del consumidor y ante un producto que tiene, además de unas excelentes cualidades gastronómicas, unas extraordinarias capacidades desde el punto de vista de la preservación de la salud. Es un producto ligero, que aporta proteínas y con una composición en sus grasas ricas en ácidos grasos monoinsaturados que lo hacen muy sano y digestivo.

El consumo se debe hacer a temperatura ambiente, nunca frío, y las lonchas deben ser lo más finas posible. Sólo de este modo se podrán apreciar los todos los aromas y matices con los que este producto inunda el paladar de quien los disfruta.

Las lonchas serán tamaño mediano para facilitar que se deshagan en la boca conforme se deleitan.

Todas las lonchas llevaran grasa intramuscular o un poco de tocino para hacerlas más jugosas. En esta grasa radica la diferencia que imprime a este producto la alimentación en la dehesa a base de bellota y hierba.

Se debe tener en cuenta que nada más entrar en contacto con el aire, el buen jamón comienza a perder aromas, por lo que se debe consumir recién cortado.

Otros en esta seccion: LA CATA »